domingo, 15 de junio de 2014

“Al entrar en la casa, salúdenla invocando la paz sobre ella”. (Mt. 10, 12)


Palabras del Señor que vi concretamente vividas por el P. Julio Gotelli OSB, quien siempre saludaba diciendo: “La paz con vos”. Y era un hombre de paz. ¿Dónde estaba esa paz que él tenía y que transmitía? Encuentro dos fuentes. Una es ese vivir en la presencia del Señor que se traslucía en su discreta manera de estar siempre en oración. A veces, por las mañanas, sentado en el coro del Monasterio haciendo una oración silenciosa, con una mirada seria. Estaba tan en oración que cuando se encontraban nuestras miradas, si es que en ese momento entraba yo por allí, él permanecía en esa seriedad de rostro muy ajena a su jovialidad habitual. No era un rostro severo, sino una mirada sumergida en la grandeza de Dios, en su misterio, en la seriedad de su presencia. Gesto de la criatura que se sabe infinitamente pequeña frente al Padre de las luces.

Vivir en la presencia del Señor. Un testimonio que el mundo necesita. Recientemente lo hizo el Papa al invitar a los presidentes de Israel y Palestina a reunirse en oración con él. No los invitó a dialogar sobre el asunto, sino a elevar sus miradas al Padre de todos, a la fuente de la paz que comienza allí, desde el Cielo, de donde vino el que es el Príncipe de la Paz, Jesús, Nuestro Señor. Vivir en su presencia está lejos de tener un comportamiento moral correcto. También los hombres de buena voluntad (secretamente guiados por la gracia de Cristo) pueden tener un comportamiento moral bueno, y a veces más bueno que el de nosotros los cristianos. Vivir en su presencia es anterior a nuestros comportamientos. Se transforma en una actitud y en un modo de ver las cosas, los acontecimientos, la propia vida, el mundo. Eso hace que seamos artífices de la paz. Nuestro punto de referencia no está en las cosas que pasan ni en la insignificancia de nuestras experiencias, aunque ellas sean tan patentes a nuestro ser. Nuestro punto de referencia está en el Dios de la paz que habita en el corazón de los que creen. En su Reino, presente entre nosotros, Reino de paz y justicia, ambas cosas divinamente logradas en el momento de la cruz. En su amor por nosotros, tan infinito como su existencia, y que es renovador constante de nuestra identidad, de nuestra alegría, de nuestra esperanza. Que nos devuelve al campo de batalla con una mirada nueva. Desde ahí brota el obrar cotidiano que también responde a esa presencia de Dios. Se mueve por ese motor primero, ya no por lo que pasa, por lo que me hicieron, por lo que se merecen, por mi resignación a que las cosas son así.

Mi querido Padre Julio tenía otra fuente de paz: la escucha. La Regla de San Benito, que diariamente meditaba en el oratorio  inicia diciendo: “…inclina el oído de tu corazón”. Una invitación a escuchar la voz de Dios. Esta actitud se traslucía en los momentos en que hablaba con cualquier persona. Sea joven o  adulta. Sea un niño, un pobre habitante de los cerros tucumanos; P. Julio te escuchaba con una atención tan grande que podía encontrarte al año siguiente y preguntarte con detalle sobre lo que habías conversado con él. Se involucraba en lo que escuchaba compartiendo con los gestos la intensidad del relato: con una sonrisa, con seriedad, con asombro. Pero siempre leyendo desde el Señor eso que escuchaba para hacer luego acotaciones breves y cargadas de significado. Tus palabras ya habían pasado por su corazón. Esto lo hacía un hombre de paz, un hombre de reconciliación. Uno habla con un sacerdote cuando tiene algún lío entre manos. Su devolución era siempre desde la mirada del Señor, mirada desde la fuente de la paz. Al final del diálogo tenía la sensación de que había encontrado un sentido tan grande a lo que estaba viviendo que era difícil quedarse con algún mal sabor, aunque fuera dramático el hecho relatado.

Esta segunda fuente de la paz, la escucha. Es esta escucha de todo lo que pasa como un paso de Dios. Paso salvador. Paso de su Reino que contiene el sentido de lo que vivimos. Su verdadero sentido.


Señor, hazme un instrumento de tu paz. 

2 comentarios:

  1. ugg outlet, http://www.snowboots.us.com/
    roshe run, http://www.rosherunshoessale.com/
    hermes belt, http://www.hermesbelts.us/
    christian louboutin, http://www.scarpelouboutin.it/
    mcm outlet, http://www.mcm.in.net/
    mulberry outlet, http://www.mulberryoutlet.com.co/
    mbt shoes, http://www.mbtshoesoutlet.us.com/
    oakley sunglasses, http://www.oakleysunglassesdiscount.us.com/
    belstaff jackets, http://www.moncleroutletstore.us.com/
    michael kors outlet, http://www.michaelkorsoutletusa.net/
    soccer jerseys, http://www.soccerjerseys.us.com/
    true religion jeans, http://www.truereligionjeanscanada.com/
    cheap nba jerseys, http://www.nbajerseys.net/
    louis vuitton, http://www.borselouisvuittonoutlet.it/
    the north face jackets, http://www.thenorthfacejacket.us.com/
    nike air max shoes, http://www.nikeairmaxshoess.co.uk/
    ugg boots, http://www.winterjackets.us.com/
    michael kors outlet online, http://www.michaelkorsoutletonline.in.net/
    the north face outlet store, http://www.thenorthfaceoutletstores.org/
    louis vuitton, http://www.louisvuitton.in.net/
    ralph lauren, http://www.poloralphlaurenoutlet.it/
    replica watches, http://www.replicawatchesforsale.us.com/
    canada goose outlet, http://www.canadagooseoutlet.com.co/
    pandora jewelry, http://www.pandorajewelryoutlet.us.com/
    ugg boots, http://www.uggaustralia.in.net/
    20151017caihuali

    ResponderEliminar